21 feb. 2013

Enhorabuena

De escribir... es describirme, es mi lengua... es tuya.
Es mi forma de enamorarte, de hacerte cumplidos más veces de las que digo que te amo.
Son expresión graficándose en hojas, piel, pecho y labios, tus labios, los míos, aquí.
Casi números por el tiempo que nos desaparecemos y de pronto estamos para cenar.
Es darte un juego de llaves, ver crecer y compartir el terrier, darte acceso a excavar en mi vida, que hagas cambios en la sala y le des tu toque de canela y hierbabuena a mi cocina...
Sabrás que te alojas indefinidamente en el 815-1, en mis frases novatas, reflexiones, mis historias de ordenador, en mi puño para protegerte de fantasmas, de todos, de todas inclusive de mi impulsivo corazón.
De escribir... No es sangre y estómago... Hoy 5:34 de la tarde no es instinto, no es sobre lo que alguien me platicó, es sobre la plenitud que siento, es sobre palabras de satisfacción...
Y desde aquí a mi puerta hay un letrero de deseos, sueños, promesas, besos y respeto ya colgando que dice:
Bienvenida a tu casa, bienVENIDA en mí.
Bull/poli

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hace mucho tiempo que te leo. Es genial ver un comentario tuyo aquí. Gracias.

      Eliminar
  2. Escribir es otra forma de vivir, más profunda sin lugar a dudas.
    Muchas veces, al escribir, hablamos de cosas sobre esa persona que aún ella no se ha descubierto en sí misma. Y eso (y todo), es increíble.

    Sigamos dejando huellas a base de letras.

    Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sigamos dejando esas huellas... Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Me encanta lo del RESPETO. Es como la suave sábana que mantiene los sueños, las promesas y los besos. Si la mantienes bien planchadita y cuidada todo eso se sostiene. Pero sin embargo, si ves alguna "arruguita", obviamente vas a sacudirla, y con ese movimiento, te arriesgas a que una o todas esas cosas se vayan al carajo.

    Bonito texto. Bonita reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He aprendido que sin respeto, no hay amor que dure.
      Gracias por tu comentario amni.

      Eliminar