28 nov. 2012

Vaya seriedad

Se cruzaron nuestras miradas, no sé, solo por tratar de explicarlo... Conoces el sabor de las lagrimas cuando pasan aprisionando la garganta? Ese trago de tristeza que nadie debe ver? Esa apariencia del no pasa nada y que internamente te desbarata como el cianuro a una rata? Eso que nadie debe percatarse, ni tu... Solo fué, solo pasó... Me quedé paralizada porque me sentí sola, me sentí extraña mirando a otra extraña, me vino una inyeccion de nervios y adrenalina, un dolor ácido y el aire me faltó, el mundo se me vino encima en un segundo de certeza al vernos evasivas, lejos muy lejos, sin una sola cuenta que rendirnos, con un licuado de mentiras y el pose del "no siento nada, no siento nada" hoy vestimos de "normales".
Esta pared que hicimos es el monumento a nuestra indiferencia, sea real o inducida por conveniencia, por conciencia o por seguridad.
Poli

No hay comentarios.:

Publicar un comentario